Vistas Aéreas

 

La fotografía aérea se asocia tradicionalmente a usos militares o científicos, y suelen despreciarse sus posibilidades estéticas. En esta serie se utiliza esta técnica fotográfica para mostrar grandes extensiones de tierra y poder ver en toda su magnitud el cambio que está realizando el hombre en su entorno y cómo el continuo desarrollo y progreso lo fuerza a buscar constantemente nuevos recursos a su alrededor y a tratar de modificar la naturaleza para adaptarla a sus necesidades. Desde ciertos puntos de vista estas imágenes pueden ser un documento del deterioro de la naturaleza, pero, aparte de eso, me interesa mostrar esa faceta del hombre que lo transforma en un modelador del paisaje.
Ante una panorámica tan amplia y cenital, se pierde la perspectiva y la concepción tradicional de la fotografía, que está compuesta básicamente por sujeto y fondo. Tenemos una vasta superficie de formas y texturas, todos los elementos que la componen se confunden, compiten entre sí y nos ofrecen formas propias de un óleo abstracto. Únicamente la observación atenta permite distinguir las carreteras, las construcciones y las intervenciones urbanísticas que vemos diariamente de cerca. Así, podemos observar cómo producen una herida en la epidermis del paisaje si bien no lo someten, sino que apenas dibujan y subrayan sus contornos, testigos de la simbiosis entre civilización y naturaleza.

Vistas Aéreas #1 / 2009 / Inyección de tinta / 122×155 cm / Ed. 6 + 1PA

Vistas Aéreas #3 / 2009 / Inyección de tinta / 122×155 cm / Ed. 6 + 1PA

Vistas Aéreas #5 / 2009 / Inyección de tinta / 122×155 cm / Ed. 6 + 1PA

Vistas Aéreas #2 / 2009 / Inyección de tinta / 122×155 cm / Ed. 6 + 1PA

Vistas Aéreas #4 / 2009 / Inyección de tinta / 122×155 cm / Ed. 6 + 1PA