Hierofanías<<< Volver

Garajonay
El Garajonay constituyó el antiguo territorio sagrado y de protección de los pobladores gomeros. La etimología popular de Garajonay atribuye la palabra a los amantes Gara y Jonay que, fugándose al bosque sagrado para protegerse de los parientes de ella, logran su definitiva unión arrojándose desde el pico más alto. En la cima del Alto de Garajonay, situada a 1375 m de altura, se localiza uno de los enclaves sagrados más importantes de la isla, con al menos cuatro aras de sacrificio.
2013 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Balaitús
Señor de las tormentas, iracundo gigante granítico terror de las montañas y sus moradores, Balaitús tiene tras de sí la leyenda negra de los montes pirenaicos. En la tradición popular e incluso en la mitología clásica ha permanecido como un monte maldito, de malos sentimientos.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Bosque de Savassona
Se trata de uno de los enclaves con más relevancia esotérica de la geografía catalana, es un bosque sagrado que gravita alrededor de una roca utilizada en el pasado como altar de sacrificios. También existen otras rocas con grabados simbólicos, un centro de culto a los astros de época antigua, tumbas antropomorfas, y dos ermitas románicas que confirman que el carácter sagrado de la zona se continuó hasta el cristianismo.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Pico del Sagrado Corazón
Situado a 2.211 metros sobre el nivel del mar, en pleno corazón de los Picos de Europa, cada 5 años se celebra una misa en su cumbre que reúne a cientos de devotos que realizan la dura ascensión hasta su cima para rendir culto a la imagen del Sagrado Corazón de Jesús.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Hoces del río Duratón
El barranco del río Duratón se presenta a lo largo de su historia como un espacio sacralizado, así lo podemos constatar a través de varias iglesias y del monasterio franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz, a ellas se suman enormes covachos con cruces y rombos esculpidos ligados a la vida de los anacoretas. Esta sacralización no sería muy diferente a lo largo de su prehistoria, como lo demuestran los centenares de estaciones de arte rupestre esquemático.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Pedraforca
Su denominación -piedra de horca- es una clara alusión a la singular forma de horquilla de la cumbre formada por dos pináculos de diferente altura; a través de los cuales, según narran las leyendas, transitan las brujas de estos profundos valles, creando ruidosos aquelarres las noches de San Juan. En su ladera oriental se encuentra el bosque sagrado de Gresolet.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Teide
Según transmitieron la mayoría de los cronistas, los guanches concebían a la montaña como el lugar que albergaba las fuerzas del mal, principalmente la figura maligna de Guayota. Incluso otros autores más recientes afirman que el Teide sería para los antiguos canarios una especie de Axis Mundi. Los numerosos "escondrijos" hallados en la montaña con restos arqueológicos de instrumentos líticos y cerámicos han sido interpretados como depósitos rituales para contrarrestar la influencia de los genios maléficos.
2013 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Bosque de Orrius
Lugar de encuentro de investigadores del mundo de lo paranormal, se suelen hacer rituales mágicos, wijas, psicofonias y demas experimentaciones. En la década de los 60 fue centro de peregrinaje del fenómono OVNI. Todo el bosque está salpicado de dolmens, testificando su uso ceremonial en el pasado.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Cueva de los Muñecos
Ubicado en una importante vía de comunicación, el desfiladero de Despeñaperros, es uno de los más relevantes centros de peregrinaje de la cultura Ibera, allí iban depositando sus exvotos a la divinidad, tanto en época prerromana como romana. El lugar de culto originario vendría constituido por una gruta en el macizo rocoso y una fuente, luego surgieron en momentos distintos, edificios de culto sucesivos, entre los siglos V-IV a.C. y I-II d.C.
2013 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Canigó
Desde el año 1955 las hogueras de San Juan se encienden con la "Flama del Canigó" y se transportan fajos de leña de toda Catalunya a su cumbre. Esta leña quemará durante toda la noche de San Juan. En él están los monasterios de San Martín del Canigó y San Miguel de Cuixá. Por ello la montaña posee un significado especial para el catalanismo, que aún conserva.
2013 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Pico Auñamendi
Montaña cargada de leyendas, Es considerada desde tiempos inmemoriales como una montaña sagrada para los vascos.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Nacimiento del río Ciraunza
En la Hispania precristiana se sacralizaba el agua en general, como parte imprescindible y sagrada de la vida, y, entre otros elementos (manantiales, pozos, fuentes...), los ríos, en especial sus nacimientos. En este sitio aparecieron varias aras de época romana, de las cuales una estaba dedicada a las Ninfas y otra a una divinidad que parece tener un claro origen indoeuropeo prerromano: Aituneo.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Brecha de Rolando
Según cuenta la leyenda, esta espectacular brecha en los Pirineos fue abierta por Rolando, el sobrino de Carlomagno, mientras intentaba destruir su espada Durandal golpeándola contra la roca al final de la batalla de Roncesvalles.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Cueva Negra
En ella se han hallado varias inscripciones que aportan importante información sobre el uso ritual de esta cueva. Son todas de época romana y están escritas en latín. En su interior existe un manantial que, según algunas inscripciones, las personas que allí se acercaban le otorgaban a sus aguas poderes curativos.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Adarra
Fue desde luego en tiempos remotos una cima sagrada, como evidencian los numerosos monumentos megalíticos que la jalonan. De aquella memoria parece que Adarra ha guardado el mismo valor simbólico, porque es escenario de los rituales de renovación de cada primer día del año.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

Cap de Creus
Existe una sorprendente acumulación de monumentos megalíticos. Los griegos de la ciudad helena de Ampurias construyeron en este sitio un templo consagrado al culto de Afrodita o Artemisa y, en el siglo VIII, los monjes cristianos lo convirtieron en monasterio e iglesia. También ha sido fuente de inspiración para escritores y artistas, se sabe que Dalí se inspiro en estas formaciones para muchas de sus obras.
2012 / Inyección de tinta sobre papel de algodón / 122x149 cm / Ed. 6

El término hierofanía fue acuñado por el filósofo Mircea Eliade en su obra Tratado de Historia de las Religiones para referirse a una toma de consciencia de la existencia de lo sagrado cuando este se manifiesta a través de diversos objetos de nuestro cosmos habitual: una montaña, un bosque, un río, etc. Se trata siempre del mismo acto misterioso: la manifestación de algo completamente diferente, de una realidad que no pertenece a nuestro mundo, en objetos que forman parte integrante de nuestro mundo habitual.
Toda Hierofanía entraña cierta paradoja, al manifestar lo sagrado, un objeto cualquiera se convierte en otra cosa sin dejar de ser él mismo. Una piedra sagrada sigue siendo una piedra, nada la distingue de las demás piedras. Para quienes aquella piedra se revela como sagrada, su realidad inmediata se transmuta, por el contrario, en realidad sobrenatural. En otros términos: para aquellos que tienen una experiencia religiosa, la naturaleza en su totalidad es susceptible de revelarse como sacralidad cósmica. El Cosmos en su totalidad puede convertirse en una hierofanía.
Podría decirse que la historia de las religiones, de las más primitivas a las más elaboradas, está constituida por una acumulación de hierofanías, por las manifestaciones de las realidades sacras.
Esta serie analiza, desde una perspectiva racional y empírica, estos parajes naturales que fueron considerados sagrados por diferentes culturas. El concepto de Hierofanía nos permite acercarnos a estos sitios en calidad de investigador, para tratar de desentrañar el papel que ha jugado el paisaje en nuestra concepción de la religión.
También es interesante comprobar el sincretismo que hubo en muchos de estos sitios a lo largo de la historia, desde cultos prehistóricos (pinturas rupestres en cuevas) a las nuevas corrientes New Age (fuerzas telúricas, líneas Ley, avistamientos de Ovnis) pasando por las religiones de todas las culturas que pisaron esas regiones. Hay sitios que pueden contar más de 5.000 años de historia como santuario.
Este proyecto nos plante muchas dudas, ¿realmente hay “algo” en estos sitios?; ¿puede la naturaleza impregnarse de ese “algo”, como lo afirman muchas corrientes?; ¿La naturaleza ha inspirado en el hombre un sentimiento religioso?.