R_Fernando_Maselli_0150

Pablo alemán, La Fundación.

Fernando Maselli – ganador beca Talleres de Invierno Producción de proyecto expositivo, Pablo alemán, La Fundación.

 

El Jurado, formado por Leyre Bozal, conservadora de colecciones de la FUNDACION MAPFRE, Blanca Berlín, de BLANCA BERLIN GALERIA, y Pablo Alemán, de LA FUNDACION GESTION CULTURAL, ha valorado la calidad y belleza del trabajo fotográfico de Maselli, así como el interés de un discurso profundo y bien planteado que refuerza el poder evocador de sus imágenes y la completud del proyecto.

R_Fernando_Maselli_0150

Hierofanías se aproxima al trabajo del filósofo rumano Mircea Eliade, que acuñó este término para referirse a la toma de conciencia de la existencia de lo sagrado en lo cotidiano y cercano, en una montaña, un bosque, un río. Para ello Maselli recopila paisajes vinculados por la tradición a lo sagrado y lo mágico, sugiriendo al espectador una serie de preguntas: ¿Realmente hay algo sobrenatural en estos parajes? ¿Se impregna la naturaleza de ese algo? ¿Inspira la naturaleza en el hombre un sentimiento religioso?

Maselli, que trabaja con cámara de gran formato, realiza tomas de una nitidez casi científica buscando la máxima neutralidad y objetividad posibles, dejando que sea el propio espectador el que, salvando esa “apariencia física” representada, se introduzca o no -el autor dice no querer forzarlo- en esa otra dimensión sagrada que la naturaleza esconde a la vez que sugiere.

Aunque a priori Maselli no toma partido, a mi juicio tampoco elude la difícil tarea de explorar la posibilidad de esa otra dimensión, retratando lo inconmensurable, lo invisible, no con la actitud fundamentalista de un creyente o un parapsicólogo, sino con el deseo de compartir con el espectador la emoción que como en el arte hay en el hecho de “interrumpir” la manera habitual de ver las cosas para verlas de un modo nuevo.

En cualquier caso, el simple hecho de que elija un tema como la existencia o no de lo sagrado, que está sospechosamente ausente en los discursos artísticos contemporáneos occidentales, parece ya de por sí un posicionamiento, pues de alguna forma reconoce que la pregunta sobre la existencia de “algo más” no está ni mucho menos resuelta ni superada.

Nietzsche, que decretó la muerte de Dios hace tiempo, tenía algo que decir al respecto:
Y cuánta ingenuidad, cuánta respetable, infantil, ilimitadamente torpe ingenuidad hay en la creencia que el docto tiene de su superioridad, en la buena conciencia de su tolerancia, en la candorosa y simplista seguridad con que su instinto trata al hombre religioso como un tipo inferior menos valioso, más allá del cual, lejos del cual, por encima del cual él ha crecido, él, el pequeño y presuntuoso enano y hombre de la plebe, el diligente y ágil trabajador intelectual y manual de las “ideas”, de las “ideas modernas”

F. Nietzsche, de “El ser religioso”, Más allá del bien y de mal.

Y aunque esto probablemente sea debate para otro momento y otro lugar, no dejaré pasar la ocasión para reconocer la valiente e interesante propuesta de Maselli.

Pablo Alemán La Fundación

© Copyright Fernando Maselli<<< Volver